Bienvenida/o a mi espacio “Coolinary”.

Mi nombre es Núria, enfermera de profesión y a continuación te cuento sobre mí, mi historia y ¿cómo he llegado hasta aquí?

Todo empezó hace 4 años cuando me diagnosticaron cáncer de mama, fue un golpe muy duro. Al principio me quedé descolocada y hundida. Por suerte reaccioné y mi único pensamiento era: “Tengo que luchar, tengo que curarme, primero por mis hijos y después porque todavía me queda mucho por descubrir, por aprender, por VIVIR”.

A partir de aquí mis fuerzas se centraron en la intervención primero y en los tratamientos de quimio y radioterapia después. Me sentía responsable de mi salud y esa responsabilidad hizo que buscara las diferentes opciones para conseguir lidiar con los efectos secundarios de los tratamientos a los que me estaban sometiendo. Mi único objetivo era sobrevivir lo mejor posible a esta “dura situación”. Además de la medicina tradicional busqué ayuda de un profesional de la oncología homeopática y también a través de mis propios recursos investigué para tener más información en libros, webs, blogs… tenía la necesidad de averiguar ¿qué me podía ayudar?, ¿qué me perjudicaba? y ¿qué necesitaba para conseguir una vida más saludable?

Me sentía sola ante el mundo, aunque rodeada del cariño de mis hijos, de mi familia y de mis amigos. Ellos fueron mi apoyo incondicional y mucha suerte tuve con todos ellos. A partir de entonces empezó un camino de cambios en mi vida y el primero fue el de la alimentación. Pasé a una alimentación más saludable (reduciendo las proteínas animales, abandono de lácteos y azúcares por completo) aunque debo confesar que durante el tratamiento de quimioterapia mi cuerpo estaba tan alborotado, confundido y alterado que sólo comía lo que el cuerpo me pedía y aceptaba. Fue una experiencia muy dura. Recuerdo perfectamente que durante aquellas semanas aprendí a “gestionar mis energías” y a dedicarme en exclusiva a mí, no podía hacer nada más. Ahora desde la distancia puedo decir lo orgullosa que me siento y lo feliz que estoy habiendo aprendido a conocerme y a confiar mucho más en mi, a tener más claro lo que quería y como lo quería, en definitiva a crecer como persona. Siempre digo que aquella época de mi vida fue como hacer un “Máster acelerado de la vida”!!!

Termino por fin las sesiones de quimioterapia. Luego vinieron los tres minutos diarios de radioterapia durante un mes y justo unas semanas después, llegó otro cambio importante. Se cerraba una etapa de mi vida muy significativa y difícil y empezaba otra trasladándome a vivir a mi ciudad natal y dejando atrás el que había sido mi hogar durante más de 15 años. Estoy segura que este cambio fue fundamental para mi total recuperación. Mi pelo empezaba a crecer (este es un tema importante, pero ahora no entraré en ello para no alargarme). Empecé a practicar YOGA, a hacer largas caminatas por Barcelona y a asistir a un centro donde me enseñaron a MEDITAR.

Me atrevería a decir que ésta fue o es “mi receta anticáncer”:

Cambio a una ALIMENTACIÓN basada en alimentos vegetales, frutas, legumbres, harinas y cereales integrales. Incorporo algas, setas, germinados, especies y alimentos fermentados.

Practico YOGA, que aporta elasticidad y ligereza a mi cuerpo.

Aprendo a MEDITAR, que equilibra mi mente.

El resultado de todo ello fue en definitiva, que mi cuerpo sentía mucha más energía, vitalidad, buenas digestiones (vital para mi), fuerza, limpieza y ligereza interior, y a partir de allí ya no hubo marcha atrás.

Empiezo a interesarme por la cocina anticáncer, vegetariana… asisto a talleres y cursos presenciales y online de alimentación macrobiótica, de cocina energética, de cocina vegana y cocina ayurvédica. También asisto a conferencias de nutrición integral, además de seguir blogs, webs y leer libros de nutrición, y poco a poco experimentando en la cocina voy elaborando un “recetario personal”.

No sabría muy bien como definirme, de hecho no me gustan las etiquetas, prefiero la flexibilidad (lección bien aprendida, vivo el día a día y sin auto-presionarme), por lo que acompañada siempre de mi intuición y conocimientos me nutro y como lo que creo que le va bien a mi cuerpo y me hace sentir enérgica y vital.

Siempre he sido “cocinillas”. Ya de muy joven empecé con recetas de bizcochos y tortillas de patatas, fueron mis primeras recetas en la cocina, siempre al lado de mi querida madre. Gracias a ella aprendí muchas recetas y me transmitió el cariño y afecto por el mundo de la cocina.

¿Y cómo he llegado hasta aquí?

A raíz de mostrar las fotos de mis platos a mi familia y por insistencia de mis hijos y sobrinas abrí una cuenta en Instagram hace poco más de un año. En el transcurso de este tiempo, he descubierto que la cocina ya no sólo me gusta, sino que me apasiona, me encanta, me llena y me motiva. Y no sólo cocinar, sino que disfruto de todos los pasos del proceso: pensar ¿qué me apetece comer?, buscar o crear la receta, hacer una lista de lo que necesito (alimentos ecológicos, frescos, orgánicos y de temporada), ir a la compra preferentemente en el mercado y tiendas especializadas (por cierto me encantan los mercados!! Cuando viajo es una de mis visitas preferidas, me encanta deleitarme descubriendo colores, sabores, aromas, texturas…) llegar a casa y casi siempre en compañía de mi música empezar a cocinar. Me relaja y me gratifica pensar en la combinación de alimentos, colores, y claro está que la comida entra por los ojos. Emplatar con delicadeza y cariño para mí es superesencial así como fotografiar el resultado, desde hace poco, con una buena cámara, otro gran descubrimiento que me fascina, me parece increíble poder transmitir a través de la fotografía aquel momento, color, textura, sensación y entorno de cada plato, es apasionante!! Me siento muy feliz de seguir aprendiendo.

Sentarme y degustar a conciencia el plato cocinado, aspecto muy importante y que he aprendido en todo este proceso, y finalmente colgarlo en Instagram y compartirlo.

A partir de aquí, es gracias a amigos, familiares y seguidores de Instagram cuando decido lanzarme a esta nueva aventura de abrir una web donde mi intención no es más que poner mi granito de arena en el mundo de la alimentación saludable, nutritiva y equilibrada. Quiero compartir en Coolinary platos que cocino y pruebo, además de mis propias recetas y así también poder demostrar que una alimentación basada en vegetales, frutas, cereales, harinas integrales y demás, puede ser, a parte de sana y nutritiva, muy variada, atractiva y divertida.

Aquí podrás encontrar recetas fáciles, saludables, naturales y equilibradas, basadas en una alimentación con propiedades que previenen y ayudan a mejorar tu estado físico y emocional por sus nutrientes, pero sin olvidar que la alimentación no lo es todo. Es vital y necesario acompañar la buena alimentación de ejercicio físico y de estabilidad y calma emocional, hay que nutrir el cuerpo y el alma no sólo de alimentos saludables, sino de pensamientos positivos y de mucho, mucho amor.

Y aprovecho para dar las GRACIAS a todas aquellas personas que me han acompañado en todo este proceso y que han aportado su granito de arena para que yo me atreviera con esta nueva etapa.

Mil gracias por leer hasta el final y sólo me queda decir:Frase Coolinary

image_print